Crítica ‘La red púrpura’

La red purpura

★★★★/★★★★★

Atresplayer ha estrenado hoy La red púrpura con el lanzamiento de su primer capítulo. En Best Movie hemos podido visionar ya cinco de los ocho episodios que componen la temporada.

Se trata de la segunda parte de la saga literaria de Carmen Mola tras La novia gitana. Una segunda parte que supera, y con creces, a su predecesora y de la que es independiente.

El BAC vuelve bajo las órdenes de la inspectora Elena Blanco (Nerea Barros), quién esta vez hace de la investigación su propia causa: la búsqueda de su hijo secuestrado hace años y del que ahora sólo tiene un vídeo torturando a una mujer.

Las snuff movies de la deep web recuerdan a la fantástica Tesis de Amenábar, y el complejo mundo de poder y corrupción (venga de donde venga) a las chicas de Alcàsser y la consecuente polémica suscitada sobre lo que sucedía aquellos años en la costa valenciana.

Trata, explotación infantil, tortura y asesinatos, por un lado; y compradores, por otro. El lado más oscuro del ser humano que, aunque no lo veamos, existe.

El guion, escrito por los mismos autores que las novelas, es más redondo y emocional; y se encuentra más compactado, igual que el equipo de policías, cuyos fantasmas se dejan entrever en ese local maltrecho en el que han acabado destinados.

La red púrpura tiene todos los elementos del thriller policíaco y la sordidez justa y necesaria para no despegarnos de la pantalla. Su elección de casting y su dirección, nuevamente de Paco Cabezas, claramente ayuda.

Atresplayer ya prepara la tercera parte de la saga titulada: La nena.

Lo mejor: La «aparición» de Andrés Gertudix

Lo peor: Tener que esperar para ver el desenlace.

 

 

 

© REPRODUCCIÓN RESERVADA