El autor de ‘The Witcher’ dice que Netflix «nunca escuchó» sus ideas

witcher

A Andrzej Sapkowski, escritor polaco de fantasía, le preguntaron en la Comic Con de Viena si le había dado sugerencias a Netflix y respondió riendo: «Puede ser, les di algunas ideas, pero nunca me escucharon. Pero es normal». A continuación imitó a un ejecutivo de Netflix y dijo despectivamente: «¿Quién es este? Es un guionista, no es nadie».

Netflix no ha hecho ningún comentario al respecto. Pero el equipo de The Witcher ha pasado por momentos difíciles en los dos últimos años en lo que respecta a su relación con la comunidad de fans de la serie, que ha protestado por muchos de los cambios de ésta respecto al material original de Sapkowski.

La noticia más destacada fue la marcha de su protagonista, Henry Cavill, tras la tercera temporada, que terminó de emitirse en julio. Aunque los motivos de su marcha siguen sin estar claros, Cavill es un gran admirador de los libros de Sapkowski y ha insistido repetidamente en la importancia de la fidelidad al material original.

Meses antes de su anunciada marcha de la serie, Cavill declaró a The Hollywood Reporter que se comprometía a seguir siete temporadas «mientras podamos seguir contando grandes historias que honren la obra de Sapkowski». Cavill será sustituido en la cuarta temporada por Liam Hemsworth.

A raíz de la marcha de Cavill, uno de los guionistas de la serie en sus dos primeras temporadas, Beau DeMayo, escribió en Instagram en 2002: “He estado en una serie -concretamente The Witcher– en la que a algunos de los guionistas les disgustaban activamente los libros y los juegos (incluso se burlaban activamente del material de origen). Es una receta para el desastre y la mala moral. Hay que respetar la obra antes de poder contribuir a su legado”.

Lauren Schmidt Hissrich, showrunner de The Witcher, fue preguntada por los comentarios de DeMayo y respondió también en Instagram: «Nunca me he burlado de los libros. Los libros son mi medio de vida. Tengo una gran relación con el Sr. Sapkowski, y las salas de escritores son sagradas y seguras y -más que nada- espacios de apoyo. No te creas todo lo que leas».

 

© REPRODUCCIÓN RESERVADA